'Seguridad no es solo perseguir criminales': ministro de Defensa

9.09.2013
|
Comentarios Off
|
noticia2

Juan Carlos Pinzón dice que aún no confía en voluntad de paz de Farc.

Con la seguridad de haber escogido la cúpula ideal para enfrentar los nuevos retos que impone la delincuencia en campos y ciudades, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, habló con EL TIEMPO sobre el nuevo plan de trabajo de las Fuerza Militares y la Policía.
¿Cómo podría resumir los cambios en la cúpula militar?
Hay una cúpula militar exitosísima, extraordinaria, que se va en el punto más alto. Esa es la mejor manera de salir, cuando todos los comandantes salen con reconocimiento y con aprecio del país. Y llega una cúpula con gran experiencia, con un nexo de manejo muy cercano a la comunidad, con un entendimiento muy claro de cómo se comportan las amenazas en todo el territorio nacional. Por lo mismo, entonces, el cambio se da en un momento que se pueden hacer esfuerzos para seguir avanzando en tema de seguridad.
¿Por qué tomaron esa decisión en este momento?
Era necesario identificar qué pasos adicionales teníamos que dar. ¿Qué notamos? Uno, que era necesario un mayor acercamiento a la comunidad, a la ciudadanía, tanto en las áreas rurales como en las áreas urbanas. Decidimos también fortalecer el esfuerzo de trabajo en equipo, que es fundamental en este tiempo. Y, por último, escogimos a gente que viniera precedida de resultados estratégicos y extraordinarios en cada uno de los campos. Es así como se hizo una revisión y se encontró que hay un grupo de 76 oficiales –que son los que conforman esta cúpula– que tienen estas características.
¿La nueva cúpula apunta más a ganarse a las comunidades de las zonas de conflicto?
La seguridad no se construye simplemente persiguiendo criminales o afectando cabecillas de estructuras; eso lo hemos hecho y lo vamos a seguir haciendo. La seguridad también se construye entendiendo a las comunidades, contribuyendo al liderazgo que se debe tener en ellas y al mismo tiempo interpretando lo que realmente esas comunidades necesitan.
¿El perfil de estos oficiales encaja en ese requerimiento?
Yo creo que sí responde a este momento y hay que decir que cada tiempo trae su reto y su afán. Debemos seguir haciendo lo que estamos haciendo bien y debemos avanzar ahora en esta aproximación.
El análisis que usted hace deja ver que sí influyó el proceso de paz en estas decisiones…
No creo que sea el proceso de paz en sí mismo. El proceso de paz es un tema que el Presidente viene trabajando y eso es fundamental, pero creo que tiene que ver más con la seguridad de los colombianos, que requiere este tipo de aproximación integral.
¿Es cierto que hubo roces con el saliente comandante del Ejército, general Sergio Mantilla?
Para nada es cierto. Lo que pasa es que hay gente de mala intención y de mala fe que busca problemas donde no los hay. La relación con cada uno de los generales, en mi caso, fue personal y extraordinaria. Aquí más bien se han desarrollado lazos de amistad que probablemente van a perdurar en el tiempo.
Usted ha sido uno de los más críticos de las Farc, ¿cree en ellas, cree que hay una voluntad de paz sincera?
No. Creer en grupos terroristas que secuestran, que asesinan, que reclutan niños, que están en la minería criminal y el narcotráfico, es bien difícil. Está en ellos renunciar a todo eso y entregar sus armas, someterse a la Constitución y la ley. Seguramente, el día que eso ocurra se generará credibilidad en el pueblo colombiano.
¿Qué piensa de la situación con Nicaragua? ¿Cómo analiza las pretensiones del gobierno Ortega?
Es un tema que tiene el manejo que le corresponde en la Cancillería, en el marco de la diplomacia y de la prudencia. Pero, por supuesto, a la Fuerza Pública sí le corresponde hacer la presencia que sea necesaria para proteger nuestra soberanía, y eso lo estamos cumpliendo.
¿Y cuándo entra en vigencia el acuerdo con la Otán?
El acuerdo que se firmó con la Otán debe ir al Congreso para su ratificación. La verdad es que ese acuerdo abre un camino a nuestras Fuerzas Armadas para tomar entrenamiento en el exterior y seguir elevando y desarrollando la doctrina de nuestras Fuerzas Armadas al lado de las democracias más importantes del mundo.
REDACCIÓN JUSTICIA

Share